Viaje a Bosnia Herzegovina: qué ver en Sarajevo y en Mostar

Durante el verano que pasé trabajando en Croacia, se me presentó la oportunidad de pasar unos días en Sarajevo y, por supuesto, no me lo pensé ni un segundo.

La zona de los Balcanes es fascinante, pero personalmente considero que Bosnia tiene una magia especial. Estoy segura de que podrás comprobarlo por ti mismo 🙂

Una pincelada de historia

Bosnia i Herzegovina era una de las seis naciones que conformaban la antigua República Federal de Yugoslavia, junto a Eslovenia, Serbia, Croacia, Macedonia y Montenegro. En Yugoslavia existía una “dictadura” socialista, con Josip Broz, más conocido como Tito, como presidente, y con Belgrado como la capital del país.

Es curioso pensar que cuando hablamos de dictaduras, uno siempre tiende a imaginarse un pueblo oprimido por sus despiadados dirigentes. Yo jamás podré saber a ciencia cierta como fue la vida en la Yugoslavia de aquellos años pero me llamó muchísimo la atención un hecho: todas las personas con las que hablé durante mi verano en los Balcanes alababan a Tito. Todas. Muchas de ellas me repitieron la misma expresión: “Vivíamos mejor con Tito hace 30 años que ahora”. De hecho, llegué incluso a notar que hablaban de él con cariño. No sé si será comparable, pero jamás he oído a ningún español hablar con cariño de Rajoy, Zapatero o Aznar. Así que está claro que ese Tito tuvo que hacer algo muy bueno por su pueblo, porque aún hoy son muchos los que lo recuerdan de esa manera tan cercana.

Yugoslavia estuvo bajo el mandato de Tito desde el año 1945 hasta 1980, año en el que fallece. La muerte de Tito y las crisis económicas que comenzaron a aparecer en el país marcaron el comienzo de la disolución de Yugoslavia.

En 1991 Croacia y Eslovenia, dos de las naciones más ricas, declararon su independencia de Yugoslavia. Es entonces cuándo el dirigente serbio Slobodan Milosevic, en un vano intento de evitar la disolución de la república yugoslava, atacó a sus países vecinos, Croacia y Eslovenia. Sin embargo, el verdadero blanco de los misiles serbios fue Bosnia i Herzegovina, que solicitó su independencia en el año 1992. A partir de ese momento, los serbios iniciaron un cruel y sangriento ataque al país bosnio que duró tres largos años, hasta 1995. Es lo que se conoce como guerra de Bosnia. Durante esos años se llevó a cabo una despiadada limpieza étnica, con el objetivo de acabar con los habitantes que predicaran la religión musulmana (Serbia es ortodoxa). Bosnia i Herzegovina no solo fue sitiada por los serbios, sino que también tuvo que soportar ataques por parte del ejército croata debido a motivos territoriales y religiosos (Croacia es católica). Las tres guerras que sufrió el territorio de la antigua Yugoslavia dejaron un balance de miles y miles de muertos. El sueño de Tito de una gran Yugoslavia unida y tolerante había desaparecido.

Sarajevo, la capital de Bosnia, fue sitiada durante esos tres años. Esta ciudad está rodeada por colinas, desde donde los soldados serbios masacraron a la ciudad a golpe de misiles. En los edificios más altos, los francotiradores aguardaban, dispuestos a matar a todo aquel que osara caminar por la calle, ya fuera mujer, niño o anciano. La gente en Sarajevo estaba muriendo de hambre ante la falta de conseguir alimentos o siendo víctima de la artillería serbia.

Las calles de Sarajevo y sus gentes cuentan una triste historia a todo aquel que desee escucharla: disparos, misiles, sangre, vidas arrebatadas sin sentido. Una historia que, pese a su dureza, debemos recordar a menudo, para que así no haya peligro de repetir los errores del pasado.

sarajevo bosnia

Cómo llegar a Sarajevo

Podemos llegar a la capital de Bosnia por aire (en avión o a lomos de tu dragón si eres una Targaryen); o por tierra, en bus desde la estación de autobuses de Dubrovnik o en coche. Personalmente, me veía incapaz de aguantar 7-8 horas metida en un bus así que decidí que alquilar un coche e ir a mi aire sería la mejor opción. En Dubrovnik hay miles de agencias locales de alquiler de coches, siempre serán más económicas que las grandes compañías tipo Hertz o Avis y, al fin y al cabo, ofrecen los mismos servicios.

Si finalmente te decides por la opción de visitar Bosnia en coche, te recomiendo tres cosas:

1. Llevar siempre la documentación encima (DNI o pasaporte) para cruzar la frontera.

2. Muchísimo cuidado en la carretera. Como ya dije en un post anterior, las carreteras croatas y bosnias son bastante complicadas. Constan solo de un carril para cada sentido y el 90% del trayecto son tramos de curvas. Tanto croatas como bosnios hacen adelantamientos extremos, más de una vez tuve que frenar por encontrarme a coches de frente que estaban adelantando a lo loco. Los buses y camiones también adelantan así. De camino a Sarajevo, en territorio bosnio, vi a muchísimos policías multando a conductores, ya fuera por exceso de velocidad o por adelantamientos. Según me comentaron, en Bosnia la policía tiene mucho afán recaudatorio, están constantemente al acecho y los turistas somos presas fáciles. Respeta las señales de limitación de velocidad SIEMPRE. Y lleva las luces del coche encendidas incluso de día porque es OBLIGATORIO en todo el país. Yo me enteré una vez que volví de Sarajevo (bien Liber, tú sí que sabes), pero tuve la suerte de que ningún policía me paró para sancionarme por ello.

3. Es mejor llenar el depósito del coche en territorio bosnio. Allí la gasolina es un poquito más barata que en Croacia y podemos ahorrarnos unos eurillos.

Recuerda que siempre que hagas un viaje es recomendable llevar contratado un seguro médico, por lo que pueda pasar. Con más motivo aún si durante tu viajes piensas conducir un coche. Si contratas tu seguro de viajes a través de este enlace, obtendrás un 5% de descuento en tu seguro con Iati solo por ser nuestro lector 🙂

Mostar, primera parada en Bosnia i Herzegovina

Una vez que tuve el coche en mi poder la noche antes, al día siguiente, cuando aún ni siquiera había amanecido, puse rumbo a Sarajevo. Sobre las 9 de la mañana hice una parada en la ciudad bosnia de Mostar.

Mostar, la segunda ciudad más grande de Bosnia i Herzegovina, se alza a orillas del río Neretva. Su casco antiguo es pequeñito y muy bonito, con callejuelas estrechas y empedradas. Desgraciadamente, esta ciudad es conocida por los sucesos que allí acontecieron durante la guerra de Bosnia. Hasta antes del conflicto bélico, Mostar era un lugar donde convivían en paz diversas etnias y religiones. El puente de Mostar (Stari Most), de origen otomano y construido en el siglo XVI, era el símbolo de esa idílica convivencia.

Sin embargo, un 9 de noviembre de 1993, cuando ya Bosnia sufría las crueles consecuencias de la guerra, la artillería croata derribó el puente, y con él se desplomó también el símbolo de la unión entre culturas que existía en la preciosa Mostar.

mostar bosnia herzegovina

Afortunadamente, en el año 2003, y bajo la protección de la UNESCO, comenzó la reconstrucción del puente, quedando finalizado un año más tarde. En la actualidad se puede pasear tranquilamente por la ciudad y observar el bonito paisaje que nos ofrece el puente sobre el río Neretva.

Existen agencias en Dubrovnik que ofrecen excursiones de un día de duración a Mostar. No obstante, si puedes ir por su cuenta comprobarás que es mucho mejor y más barato. Normalmente, el casco antiguo de Mostar está llenísimo de gente. Yo estuve allí un día entre semana a las 9 de la mañana y ya estaban comenzando a llegar los turistas. Creo que tratándose de un lugar tan pequeño, la masificación de turistas no le hace ningún favor.

mostar bosnia herzegovina

mostar bosnia herzegovina

 Llegada a Sarajevo, primer día

Después de seis horas al volante, por fin llegué a la capital de Bosnia i Herzegovina a la hora del mediodía. Lo primero que hice fue buscar el apartamento que había reservado y aparcar el coche. Una vez que me di una ducha, salí corriendo a pasear por la ciudad. A las 3 de la tarde comenzaba el tour a pie que había contratado y no quería retrasarme.

Mi primer día en Bosnia transcurrió así, con una primera toma de contacto con la ciudad, con los bosnios y con la gastronomía del país. Siempre que viajo a ciudades grandes me gusta contratar los tours a pie guiados, porque considero que te dan una primera visión de la ciudad muy acertada y que resulta muy útil para el resto del viaje.

Alojamiento

Yo me hospedé en los Apartaments Ramiza, en el casco histórico de Sarajevo. Reservé la habitación el día antes del viaje en Booking y me costó 24€ (un poco caro para ser Bosnia). No es un hostal convencional; se trata, más bien, de una casa entera, de hecho, es una casa bastante grande. La dueña es una señora mayor muy agradable, siempre estaba sonriendo, aunque casi no hablaba inglés, nos comunicábamos por señas. La situación del alojamiento es ideal, super céntrica. Bajaba una calle y enseguida estaba en la plaza Baščaršija, el corazón del casco antiguo de Sarajevo. Eso sí, esa calle que lleva a la plaza es una cuesta bastante pronunciada con adoquines resbaladizos (más de una vez estuve a punto de caerme y hacer el ridículo).

Una anotación: en Sarajevo es bastante normal que los coches aparquen encima de las aceras, o al menos eso me aseguraron varios locales. Aunque al principio yo era muy reacia a dejar el coche sobre la acera de una calle estrechísima, porque solo de pensarlo me moría de miedo de imaginar la multa, al final lo hice y acabé dejando el coche allí dos días enteros. No sé si fue suerte, pero ni me multaron ni tampoco apareció jamás una grúa. Creo que con el tema del aparcamiento no son tan estrictos como en España.

Moneda

En Bosnia i Herzegovina utilizan el marco alemán convertible (BAM). 1€ equivale a casi 2 marcos. Hay muchas casas de cambio en Sarajevo, visita unas cuantas y compara para saber cuál de ellas te ofrece mejor cambio.

Bosnia Herzegovina sí que es un país barato, al contrario que Croacia o Montenegro. Es un país ideal para mochileros, porque con un presupuesto muy ajustado se puede vivir perfectamente.

marcos moneda divisa bosnia

Gastronomía

Si viajas a Bosnia, no puedes irte sin probar los bureks. En realidad, el burek no es más que una masa rellena, como si fuera una especie de pastel salado o empanada. Pueden estar rellenos de carne, espinacas, papa, queso, etc. Suelen servirse con yogur o solos (aunque con yogur están más ricos). Yo creo que probé casi todos los rellenos y mis favoritos fueron los de calabaza y los de papa. Los bureks se venden en casi cualquier rincón de Sarajevo y suelen costar entre 1 y 2 marcos cada uno/cada porción. O sea, que si almuerzas dos bureks y de beber pides refresco, por 3€ te quedas comido. ¡Y muy bien comido! ¿He dicho ya que me encantaron los bureks? 😀

Otro plato típico de Bosnia es el cévapi. Se trata de un plato de carne a la parrilla, que se sirve con cebolla y papas o también dentro de un pan. Yo este plato no lo probé porque no me gusta comer carne pero tiene muy buena fama y a los amantes de la carne seguro que les encanta.

burek sarajevo bosnia herzegovina

Tour guiado por Sarajevo

En algunas ciudades de Europa tenemos la posibilidad de contratar los tours a pie “gratuitos”. Por supuesto, estos no son gratuitos realmente, sino que la persona que lo contrata puede decidir cuánto dinero da al guía en función de lo que le ha gustado el tour, como si fuera una “propina”. He visto gente que hace estos tours y luego se va sin pagar ni un duro… lo cual me parece totalmente egoísta y desconsiderado, pero bueno, hay gente pa’ tó. En algunas ciudades, como es el caso de Dubrovnik,  estos tours “gratuitos” no existen, por lo que si quieres contratar un tour a pie debes pagar el precio que ya tenga establecido la compañía.

En el caso de Sarajevo, vi en internet que sí existían varias agencias que ofrecían los tours a pie “gratuitos” y la agencia que yo escogí fue Toorico Tours Sarajevo. El guía se llama Ervin y es un chico bosnio con un nivel de inglés y español perfecto. Sabe prácticamente todo acerca de su ciudad y lo explica de una manera muy amena. Además, yo no paraba de hacerle preguntas y él me contestaba a todo encantado. El tour tiene una duración de dos horas pero ese día éramos pocas personas y Ervin quiso pasar toda la tarde con nosotros. En lugar de parecer que estaba haciendo un tour con un guía, me sentía como si un amigo hubiera dedicado una tarde entera a enseñarme su ciudad. ¡Lo disfruté mucho!

Finalmente, a lo tonto, entre bureks y paseos por la ciudad con el tour, mi primer día en Sarajevo se pasó volando.

Sarajevo, segundo día

En mi segundo día en la ciudad, decidí que tenía que madrugar para aprovechar bien el tiempo y para poder saborear la tranquilidad de las calles cuando aún no hay casi ni gente.

Y así me pasé toda la mañana, simplemente callejeando por la ciudad, sacando fotos y comprando algún que otro souvenir. A la hora de comer, me compré mis últimos bureks y me los llevé al apartamento para almorzar tranquilamente. Descansé un poco, recogí mis cosas, entregué las llaves a la propietaria de la casa y me subí en el coche. Pero aún no tocaba emprender el camino de vuelta a Dubrovnik. Antes, hice mi última parada obligatoria en Sarajevo, la cual se encuentra en las afueras y de la que hablaré más adelante.

Sobre las seis de la tarde, sí que me tocó poner rumbo a Dubrovnik y conducir durante otras seis largas horas de vuelta a “casa”.

Qué ver en Sarajevo

Estos son algunos de los lugares que no puedes perderte durante tu visita a la ciudad:

Fuerte amarillo: en una de las colinas de Sarajevo, muy cerca de la plaza Baščaršija, se encuentra el fuerte amarillo. Este es un lugar perfecto para contemplar el atardecer en la ciudad, ya que las vistas de toda Sarajevo son preciosas desde aquí. Yo tuve la gran suerte de visitar la ciudad en el periodo de Ramadán. Y digo suerte porque cuando el sol empieza a esconderse, los musulmanes bosnios acuden al fuerte amarillo cargados con comida.  El cañón, situado en la cima del fuerte, detona, y esa señal, junto a los fuegos artificiales, indica el fin del ayuno en Ramadán y los musulmanes pueden volver a comer después de un día sin probar bocado. Los rezos de las mezquitas comienzan a sonar por los altavoces, mientras el sol se esconde cada vez más. A los pies del fuerte, el cementerio musulmán, compuesto por un sin fin de lápidas blancas.

Mentiría si dijera que este no fue uno de los momentos más perfectos de mi estancia en los Balcanes, fue mágico y no se me olvidará nunca.

sarajevo burek bosnia herzegovina

cementerio sarajevo bosnia herzegovina

Baščaršija y plaza Sebilj: el animado barrio turco de Baščaršija es el corazón del casco antiguo de Sarajevo. Da gusto perderse por las callejuelas repletas de tiendas de souvenirs y cafeterías. La plaza Sebilj es también conocida como la plaza de las palomas y en el centro se alza la fuente Sebilj, que tiene forma de quiosco. El agua de esta fuente es potable y dicen que quien bebe de ella llevará a Sarajevo en su corazón para siempre.

sarajevo sebilj fuente bosnia

Mezquitas: Sarajevo está repleta de mezquitas, a cada cual más bonita. Es un placer pasear por la ciudad y toparte con una a cada paso. Lo mejor de todo es que suelen dejar pasar a ver el interior de las mezquitas, incluso a los no-mulmanes. Eso sí, para entrar hay que llevar las piernas y los hombros tapados, tantos hombres como mujeres.

Un ejemplo de la tolerancia que se profesan los habitantes de este país queda reflejado en los templos sagrados existentes en Sarajevo. En un perímetro muy reducido podemos encontrar mezquitas musulmanas, una iglesia católica, una sinagoga y una iglesia ortodoxa. Esto es algo que a mí personalmente me impresionó muchísimo: musulmanes, católicos, judíos y ortodoxos conviviendo en paz, con sus templos edificados uno al lado del otro. Simplemente, me quito el sombrero ante este ejemplo de tolerancia y respeto que nos dan los bosnios. Si en el mundo se respetaran de esta manera las creencias religiosas del vecino, todos viviríamos un poquito mejor, ¿verdad? 🙂

mezquita sarajevo bosnia herzegovina

Llama Eterna: memorial que recuerda a las víctimas, tanto militares como civiles, fallecidas en Sarajevo durante la Segunda Guerra Mundial.

llama sarajevo bosnia herzegovina

Puente Latino: sobre el río Miljacka se encuentra el puente Latino, conocido por ser el lugar desde el que un nacionalista serbio, Gavrilo Princip, disparó al archiduque del imperio astro-húngaro Francisco Fernando y su esposa, hecho que desencadenó la Primera Guerra Mundial.

Biblioteca Nacional de Sarajevo: fue completamente destruida por el ejército serbio y posteriormente incendiada. Su interior albergaba documentos de gran valor nacional; afortunadamente, y gracias a la valentía de ciudadanos anónimos bosnios, parte de ese rico legado cultural logró ponerse a salvo del fuego.  En la actualidad, este emblemático edificio ya ha sido reconstruido.

biblioteca sarajevo bosnia

Monumento a los niños de Sarajevo: durante el asedio a Sarajevo por parte de los serbios, 1.500 niños murieron en la ciudad durante los años 1992-1995. Este memorial recuerda a todos esos pequeños. Consta de una fuente y en el centro, una escultura de cristal, de color verde. Al lado de la fuente, siete columnas rotatorias muestran los nombres y las fechas de nacimiento de 521 de esos niños fallecidos durante el conflicto.

Este monumento lo vi estando sola durante mi segundo día en Sarajevo. Es inevitable sentirse fatal, imaginando la de vidas inocentes que una absurda guerra se llevó por delante. La mayoría de los niños cuyos nombres aparecían escritos en las columnas, fueron niños nacidos en la década de los 80, que es cuando nací yo. Se me hizo un nudo en la garganta pensando que mientras yo estaba jugando en la calle con mis amigas, en ese mismo momento había niños de mi edad muriendo por culpa de bombas o de disparos de francotiradores.

sarajevo monumento guerra niños bosnia

Rosas de Sarajevo: pintadas de color rojo, señalan aquellos lugares donde impactaron los morteros serbios, acabando con las vidas de miles de inocentes. Algunas de ellas se han perdido debido a la construcción de nuevos edificios pero aún se conservan algunas dispersas por la ciudad.

rosa sarajevo bosnia

Avenida de los francotiradores: se trata de una larga avenida que en la actualidad conecta la parte antigua de Sarajevo con la parte más moderna. Durante la guerra, se encontraban aquí la mayoría de los edificios altos de la ciudad, desde donde los francotiradores serbios disparaban indiscriminadamente contra la población bosnia. A lo largo de esta avenida puedes ver edificios destruidos o con marcas de balas en las fachadas.

Túnel de la guerra: también llamado Túnel de la Esperanza, se trata de una casa situada en el barrio de Butmir, en las afueras de Sarajevo, cuyo sótano posee un túnel que conecta la ciudad con el aeropuerto. Este túnel sirvió para abastecer a la población bosnia de víveres durante los tres años que duró la guerra. Debido a que el aeropuerto de Sarajevo estaba controlado por la ONU, las milicias serbias no tenían control sobre él y es por eso que, pese a que conocían la existencia del túnel y el uso que se hacía de él, nunca pudieron hacer nada para destruirlo. Gracias a este túnel y a los escasos víveres que llegaban a través de él, los habitantes de Sarajevo pudieron subsistir durante el conflicto armado. En la actualidad se puede visitar un trozo del túnel y el pequeñito museo que se encuentra en el interior. Hay que pagar entrada pero es muy barata (5 marcos con descuento de estudiante).

tunel sarajevo bosnia

Resumiendo…

– Para conocer Sarajevo, lo ideal sería pasar allí un mínimo de tres días. Yo estuve dos y me dio tiempo de ver casi todo, pero con un día más podría haber ido a museos y exposiciones sobre la historia de la ciudad y del país que seguro que merecían mucho la pena

– Hay varias oficinas de turismo en Sarajevo. Proporcionan al turista un mapa perfecto para ubicarse en la ciudad y te recomiendo que te pases por allí a hacerte con uno.

– Hay muchísimos perros abandonados en Sarajevo y en ocasiones se mueven en grupo. Estos animales no me dan miedo, todo lo contrario, pero el primer día que llegué a Sarajevo me topé con una jauría de diez perros (o más), algunos de ellos muy grandes, que iban bajando por una calle ladrando y gruñendo como locos, y sentí bastante respeto. Más tarde me contaron que han habido ataques de perros callejeros a personas, así que cuidadito. También vi muchos perritos abandonados que estaban solos, paseando por el centro, y eran tranquilitos, no molestaban a nadie. Supongo que el problema son las jaurías de perros, que sí pueden resultar un poco peligrosas. Aún así, qué penita ver a tantos animalitos sin hogar 🙁

– Los bosnios me parecieron gente muy respetuosa, amigable y tolerante. Es curioso saber que han sufrido las atrocidades de una guerra y en la actualidad siempre tienen preparada una sonrisa. Incluso me parecieron muchísimo más agradables que los croatas, sin duda alguna. De hecho, viví dos anécdotas bastante curiosas en Sarajevo que demuestran que los bosnios son gente muy buena. En la primera ocasión, fui a comprar unos bureks para llevar y el señor que los vendía insistió en regalarme el yogur para echarle a los bureks. En la segunda ocasión, yo iba caminado cerca de la plaza Baščaršija y el dueño de unos de los puestitos de souvenirs me llamó y, sin mediar palabra (solo me sonreía, creo que no hablaba mucho inglés), me regaló un llavero con la bandera de Bosnia i Herzegovina. Horas más tarde, volví a pasar por allí ya de camino al apartamento, y me volvió a llamar, esta vez para regalarme un monedero. Al final, casi me sentí un poco mal por aceptarle los regalos… Pero esos detalles me demostraron aún más que son un pueblo generoso y amigable.

– El conflicto armado se llevó tantas vidas por delante que pronto empezó a faltar espacio para enterrar a los muertos. Por eso, es normal que veas lápidas en los parques, ya que allí están enterradas muchas víctimas de la guerra.

sarajevo bosnia

En definitiva, Bosnia i Herzegovina me dejó con muy buen sabor de boca. Me pareció un país fascinante, con un pasado muy triste pero con un gran futuro por delante. Creo que cada vez más se está abriendo al turismo y de verdad espero que la gente se anime a conocer esta tierra que tiene tanto que ofrecer.

Si tienes alguna duda a la hora de planificar tu viaje a Bosnia, no dudes en dejar un comentario.

¡Hasta la próxima! 😀

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 VIAJA CON LIBERTAD

Otros artículos que te pueden interesar

Libertad
Libertad
viajaconlibertad@hotmail.com

Somos Jonás y Libertad, unos locos por los viajes que un día sintieron la necesidad de contar al mundo sus aventuras. Cuando no estamos viajando, lo más probable es que estemos planeando la siguiente escapada. Si eres de los que les gusta soñar despierto con recorrer mil y un lugares, ¡este es tu sitio!

8 Comentarios
  • chaxiraxi
    Publicado a 18:45h, 29 octubre Responder

    Feliiicidades Liber!!! Cuando tengo ratitos libres me meto en tu página para viajar desde casa, bajo mi punto de vista lo explicas de forma muy amena, no te dejas nada atrás como gastronomía, a cuanto está el cambio de la moneda, lugares fundamentales de visita, fronteras, historia y trucos básicos para cualquier viajero que quiera ahorrar unos eurillos… vamos!! Que el que viaje a éstos lugares pardiendo de 0 es porque quiere. Todo un lujo tener redactados estos itenerarios.
    Un beso grande!!

    • Libertad
      Libertad
      Publicado a 20:30h, 29 octubre Responder

      Muchas gracias, Chaxi!! Me alegra que te guste! Y más sabiendo lo viajera que tú eres, valoro un montón tus palabras! Un besote grande! 🙂

  • enrique dragone
    Publicado a 00:28h, 21 julio Responder

    como puedo hacer para contactar con ervin,y reservar tour,previamente al viaje?,muy interesante tu narracion!!!,me aumentaron las ganas de viajar por mi cuenta,me da un poco de miedo el idioma,y en cuanto al manejo,maneje 2 veces por la costiera amalfitana,pregunto es mas riesgoso que esa ruta?,gracias

    • Libertad
      Libertad
      Publicado a 15:44h, 21 julio Responder

      ¡Hola, Enrique! Muchas gracias a ti por leerme 🙂 Para contactar con Ervin, puedes mandarle un correo a esta dirección: info@tooricotours.com. Si quieres puedes decirle que vas de mi parte 🙂 En lo que respecta a las carreteras de Bosnia, si vas atento y respetas las señales, no tendrás ningún problema. Ánimate a conocer Bosnia, es un país muy especial, te aseguro que el idioma no será un gran impedimento. ¡Que lo disfrutes!

  • tito
    Publicado a 13:19h, 07 agosto Responder

    tira pringao, cuanto te paga la OTAN?

    • Libertad
      Libertad
      Publicado a 13:33h, 07 agosto Responder

      Oye pues voy a tener que revisar mi cuenta bancaria, no sea que la OTAN me haya estado ingresando cantidad ingentes de dinero por escribir este post y yo no me haya enterado… jajaja

  • Ezequiel
    Publicado a 21:48h, 16 noviembre Responder

    Hola Libertad. Genial este Post sobre Bosnia!! Ya seguí algunos de tus consejos en algunas ciudades que visité anteriormente.
    Justo la semana que viene viajaré a Bosnia y sin duda apuntaré estas recomendaciones que ofreces de primera mano… Viajaré en coche desde Eslovenia (país donde vivo este año) que por cierto recomiendo que vengas, y aún más, si eres amante de la naturaleza, tiene muchas cosas escondidas que ver!!
    Comentaré al regreso del viaje que tal la experiencia. Gracias!!

    • Libertad
      Libertad
      Publicado a 10:46h, 18 noviembre Responder

      ¡Hola, Ezequiel! No sabes la ilusión que me hace comprobar que vuelves a recurrir a mi blog para planear tus viajes, ¡gracias! Y qué decirte de Bosnia… a mí sin duda me conquistó, ojalá contigo también lo consiga😊 Y no sabes la envidia (sana) que me ha dado al leer que vives en Eslovenia. Tengo muuuchas ganas de conocer ese país desde que precisamente estuve por los Balcanes y me hablaron maravillas de él😍 ¡Un besazo y disfruta mil de Bosnia!

Publicar un comentario

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove