Un fin de semana diferente en Andorra

Un fin de semana diferente en Andorra

El Principado de Andorra es ese país pequeñito que limita al sur con España y al norte con Francia. El idioma oficial de este territorio es el catalán, aunque la mayoría de sus habitantes hablan también español y francés. Andorra se divide en siete parroquias y la capital del país es Andorra la Vella. Cada año Andorra recibe a más de 8 millones de visitantes, una cifra más que considerable, ¿verdad?

Seguro que cuando piensas en Andorra, se te vienen a la cabeza dos palabras:

esquí” y “compras“.

Confieso que a nosotros hasta el otro día nos ocurría exactamente lo mismo. Durante muchos años se ha dado la imagen equivocada de que la gente que visita el Principado de Andorra lo hace únicamente para practicar deportes de invierno y para ir de compras.

Nosotros mismos viajamos a Andorra por primera vez en la vida hace unos tres años y también lo hicimos con ese propósito. Bueno, confieso que mi intención real solo era ver la nieve, porque el deporte y yo no nos llevamos bien, mantenemos una relación bastante tensa. En aquella ocasión nos encontramos con un país pequeñito pero adorable, completamente cubierto de nieve. Cada rincón de Andorra parecía sacado de un cuento de invierno, era una preciosidad.

andorra

andorra andorraandorra andorralavella dalí

¡Pero Andorra tiene muchísimo más que ofrecer al visitante! Y esto fue algo que tuvimos la oportunidad de comprobar en persona, ya que a finales de mayo fuimos invitados al Travel Blogger Meeting que se celebró en Andorra. Durante todo un fin de semana (de lunes a viernes) pudimos disfrutar de ese país por segunda ocasión en nuestras vidas y tenemos que admitir que nuevamente Andorra nos volvió a sorprender. Para ser sinceros, jamás imaginamos que un lugar tan pequeñito podía tener tanta variedad de actividades interesantes que ofrecer a los visitantes. Si vas a pasar un fin de semana en Andorra, te damos algunas ideas para que aproveches tu estancia allí al máximo. Eso sí, te advertimos que vas a acabar queriéndote quedar más tiempo del que tenías pensado en un principio 😀

1. Paseo por el centro histórico de Andorra la Vella

Pequeñito pero muy coqueto. Además de hacer alguna comprilla, no puedes dejar de perderte por sus calles.

andorraandorra andorra andorralavella dalí2. Relax en Caldea

Esta es una de las actividades más famosas de Andorra y la verdad es que se lo merece. Caldea es el balneario más grande de toda Europa y disfrutar de unas horas dentro de sus instalaciones es todo un placer. Nosotros visitamos Caldea la primera vez que viajamos a Andorra y tenemos muy bonitos recuerdos de este lugar. Algo que hace especial a Caldea es que cuentan con una gran sala principal en la que por la noche (que es cuando fuimos nosotros) realizan espectáculos de luz y sonido y, además, poseen algunas piscinas que salen al exterior. En aquella ocasión, a nosotros nos coincidió que mientras estábamos dentro de una de las piscinas exteriores de agua caliente, nos empezó a nevar. ¡Una experiencia inolvidable! Pedimos perdón por la calidad de las fotos pero es que en aquella época nuestra cámara dejaba mucho que desear jaja 🙄

andorra caldea andorra caldea

3. Diversión en Naturlandia

Esta actividad no pudimos hacerla y nos dio muchísima pena porque tenía pinta de ser divertidísima. Naturlandia es un parque de aventuras en el que los niños (y también los no tan niños) pueden pasarse el día viendo animales, practicando el tiro con arco, haciendo sky trail o montando en tirolina. Además, el parque cuenta con el famosísimo Tobotronc, que no es otra cosa que el tobogán de naturaleza más largo del mundo (más de 5 kilómetros de recorrido). Es como dar un paseo por el bosque sentado en un trineo que tú mismo controlas. Suena bien, ¿verdad? Creo que tendremos que volver a Andorra para poder probarlo 😉

4. Rutas por la naturaleza

Los paisajes de las montañas de Andorra son absolutamente increíbles. Y lo mejor de todo es que hay muchas maneras diferentes de descubrirlos. ¿Te gusta montar a caballo? En Andorra se organizan excursiones en los que puedes ir montado en estos majestuosos animales. También puedes realizar rutas de montaña conduciendo un quad o puedes subir a los picos más altos dentro de un vehículo oruga. Nosotros hicimos esta última excursión, ¡y nos lo pasamos genial! A pesar de que en Andorra la Vella hacía un tiempo increíble (con sol y mucho calor) cuando nos montamos en el vehículo oruga y empezamos a subir a lo más alto de Vallnord, todo el paisaje se volvió completamente blanco, ¡una maravilla!

andorra ordino andorra

tbmandorra andorra vallnord

andorra vallnord

Otra forma genial de respirar aire puro y de descubrir la naturaleza del país andorrano es mediante las rutas senderistas. Las hay para todos los niveles: expertos caminantes blancos, aficionados, y vagos a los que les cuesta un poco mover el culete. Obviamente yo soy de estas últimas, así que me decidí por realizar una ruta senderista suavecita, no vaya a ser que acabe sudando mucho. La elegida fue la Ruta del Hierro, de 4 kilómetros, un trayecto que se realiza cerca del río Valira y a lo largo del cual se pueden observar esculturas de hierro elaboradas por diversos escultores internacionales.  Las fotos hablan por sí solas 🙂

andorra

andorraandorra andorraandorraandorra

5. Recorrido por los pueblos andorranos

Los pueblitos de montaña de este país son increíblemente adorables. Nosotros en concreto visitamos el pueblo de Pal y su pequeña iglesia románica. ¿Sabías que el Principado de Andorra cuenta con muchísimas iglesias que pertenecen a este estilo artístico? De hecho, en Andorra existen las llamadas rutas románicas, en las que puedes recorrer diversos templos religiosos cuya edificación y decoración entra dentro del estilo románico. Pasear por estos pueblos te hace sentir como si viajaras siglos atrás en el tiempo, no me digas que no son una preciosidad…

andorra pal andorra pal andorra pal

Estas son solo algunas de las maravillas que Andorra puede ofrecer al visitante. Nos quedan otras muchas en el tintero, como por ejemplo, la amabilidad y simpatía de su gente o su exquisita gastronomía. Todo ello forma un combo perfecto que acaba consiguiendo que el visitante se sienta como en casa.

En nuestro caso particular, Andorra nos dio la oportunidad de redescubrirla por segunda vez y fue una experiencia que disfrutamos muchísimo; de hecho, ¡volvimos a casa con ganas de más, puesto que fue un fin de semana increíble!

Y tú, ¿te animas a conocer Andorra? ¿Sí? ¡Pues guárdame sitio en la maleta, que me voy contigo!

¡Hasta la próxima!  😀

Otros artículos que te pueden interesar

Tags:
Libertad
Libertad
viajaconlibertad@hotmail.com

Somos Jonás y Libertad, unos locos por los viajes que un día sintieron la necesidad de contar al mundo sus aventuras. Cuando no estamos viajando, lo más probable es que estemos planeando la siguiente escapada. Si eres de los que les gusta soñar despierto con recorrer mil y un lugares, ¡este es tu sitio!

2 Comentarios
  • Helena
    Publicado a 15:51h, 11 junio Responder

    Yo me quedé con ganas de hacer más cosas, no lo voy a negar… Tocará volver otra vez, ¿no?
    Un saludo 😉

    • Libertad
      Libertad
      Publicado a 16:54h, 11 junio Responder

      ¡Por supuesto! Y si volvemos, tenemos que repetir aquel pedazo de “picnic” del último día sin falta jaja😄 ¡Un besote, guapa!

Publicar un comentario

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove