15 señales que indican que eres adicto a viajar

A todos nos gusta viajar, eso es una verdad universal. Puedes viajar más o viajar menos pero eso no importa. ¿Quién dice que no a subirse a un avión y escaparse a un lugar lejano? ¿Existe alguien en el mundo al que no le guste visitar nuevos mundos, conocer otras culturas y experimentar sensaciones que nunca haya experimentado antes? Yo creo que no. A nadie le amarga un dulce, y si es de chocolate, menos aún.

Partiendo de esa base, a mí siempre me gustó viajar (y el chocolate, también). Pero llegó un momento de mi vida en el que me dije: “Libertad, tienes un problema” (y no, el problema no es que hables contigo misma en tercera persona, eso si acaso es un síntoma de que se te va la pinza).macao china asia

Sí, yo era (y soy) adicta a viajar. Y si tú crees que también lo eres, a lo mejor te sientes identificado con alguna de las señales que caracterizan a todo yonkiviajero:

Disfrutas cada etapa que implica planear un viaje, no solo el momento de ya estar en tu destino. Reservar alojamiento y transporte, informarte acerca de la ciudad que vas a visitar, hacer un planning de lo que quieres hacer cada día… Eso de viajar con agencias que te lo planeen todo es ABURRIDO. Y, por supuesto, también disfrutas la etapa post-viaje, en la que haces balance de cómo ha sido esa experiencia y repasas mil veces las fotos tan preciosas que te llevas de recuerdo.

– Tienes planeados los viajes para las siguientes tres décadas.

– En tu cartera no hay solo euros (o la divisa de tu país) sino que también tienes billetes y monedas de los países que has visitado. En mi caso, me solía ocurrir que iba a comprar estando en España y sin querer (sin querer, lo juro) pagaba con las monedas extranjeras. Cuando me di cuenta de que por culpa de esto estaba perdiendo las monedas que quería conservar de recuerdo, decidí guardarlo todo en un sobre en casa. Y oye, desde que mi cartera no pesa 10 kilos por culpa de las 1248 monedas que guardaba en ella, vivo más feliz.

– Para ti, subirte a un avión es como coger un bus.

mykonos grecia viajaconlibertad

– Sabes decir “hola”, “adiós” y “gracias” en varios idiomas.

-Cuando la gente te suelta perlitas como: “Me gusta viajar pero no lo hago porque como en España no se está en ningún sitio” o “¿Para qué viajar si ya vivo en el paraíso?“. En estos casos pones cara de póker e intentas respirar hondo y fingir que no has oído nada. Aunque en realidad sientes mucha pena por ellos, porque no saben lo que se pierden.

– El valor de las cosas lo determinas según su equivalencia en viajes, por ejemplo: “ese bolso es precioso pero cuesta 40€. Con ese dinero me pago un billete a Roma“. Al final, no compras el bolso. O “en ese restaurante se come super bien pero una cena para dos personas puede costar 100€ perfectamente. Con ese dinero me alojo una semana a un riad en Marruecos“. Obviamente, tampoco acabas cenando en ese restaurante. Y así sucesivamente. No estás dispuesto a gastarte mucho dinero en tonterías o superficialidades cuando puedes invertirlo en viajar.

– Tus libros/canciones/películas favoritas son aquellas que hablan sobre viajes.

1 el mundo es un libro viajar pagina– Tus programas de TV favoritos son del tipo: Callejeros Viajeros, Españoles por el Mundo o Wild Frank. En mi caso, no puedo pasar mucho tiempo viendo estos programas porque enseguida me entra ansia viva por pisar el país del que estén hablando en ese momento jajaja.

– Los sellos en tu pasaporte son un tesoro.

– Cuando estás estresado/aburrido/triste desconectas de todo recordando los viajes pasados.

–  No te impresionan las ropas caras o los coches de lujo. Sin embargo, te quedas fascinado cuando conoces a una de esas personas “ciudadanas del mundo”, que han visitado mil países y siempre tienen historias interesantes que contar.

paris francia notredame viajaconlibertad

– Cuando la gente te pregunta: ¿si mañana te tocara la lotería, qué harías? ¿Comprarte una casa, un coche, un rinoceronte? VIAJAR, VIAJAR, VIAJAR, eso es lo que harías.

– Tu casa está decorada con souvenirs que has ido trayendo de los países que has visitado. Además, has ido metiendo en una caja todos los recuerdos de los viajes: entradas, billetes de tren, mapas de la ciudad, folletos, etc. Es el Síndrome de Diógenes del viajero.

– Cuando te pones a pensar en todos los países que quieres conocer antes de morir, en el poco dinero que tienes, y calculas que, como mucho, te quedan cincuenta años de vida… ¡¡Nooooooo!! 🙁

Si te sientes identificado con todas o algunas de estas señales, quizás tu también seas un pelín adicto a viajar. Así que ¡felicidades! Porque viajar trae felicidad a tu vida y te hace crecer y ser más sabio. Tu bolsillo se vacía pero tu corazón se llena de experiencias y recuerdos únicos. ¡Bienvenido al club de los yonkiviajeros! ❤

Otros artículos que te pueden interesar

Libertad
Libertad
viajaconlibertad@hotmail.com

Somos Jonás y Libertad, unos locos por los viajes que un día sintieron la necesidad de contar al mundo sus aventuras. Cuando no estamos viajando, lo más probable es que estemos planeando la siguiente escapada. Si eres de los que les gusta soñar despierto con recorrer mil y un lugares, ¡este es tu sitio!

No hay comentarios

Publicar un comentario

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove