varsovia polonia

Varsovia en un día: 24 horas para conocer la capital de Polonia

Después de haberte proporcionado toda la información que necesitas saber para planificar tu viaje a Polonia, en este post te venimos a contar todo lo que puedes hacer y ver en Varsovia, la capital de la preciosa Polonia, durante 24 horas.

¡Empezamos!

Cuántos días para conocer Varsovia

A menudo Varsovia es la gran olvidada de los viajeros, ya que muchos piensan que, pese a ser la capital, no es una ciudad bonita.

Sin embargo, yo discrepo totalmente. Si bien es cierto que no es la ciudad polaca que más me gustó durante mi ruta por el país, sería injusto atribuirle los adjetivos de “fea” o “aburrida”, porque para nada se corresponden con la realidad.

Varsovia es una ciudad con un pasado y un presente muy interesantes, y con rincones preciosos que harían las delicias de cualquier viajero. Además, ¿cuántas capitales mundiales conoces que sean Patrimonio de la Humanidad? Pues Varsovia lo es. Será por algo, ¿no?

Así que mi consejo es que incluyas a Varsovia en tu ruta por Polonia. Al menos, deberías dedicarle un día completo, y si puede ser dos, mejor que mejor. Yo solo tuve tiempo de dedicarle uno, y aunque madrugué muchísimo e intenté aprovechar cada segundo, aún así me quedaron cositas por ver. También es verdad que visité la ciudad en invierno, y en esa época las horas de sol son muy escasas…

varsovia polonia

Cómo llegar desde el aeropuerto de Varsovia Modlin al centro de la ciudad

Si llegas a Varsovia en avión, aterrizarás en uno de los dos aeropuertos de la ciudad: el de Fryderyk Chopin, ubicado a unos 11 kilómetros del centro de la ciudad, o el de Varsovia Modlin, situado a casi 40 kilómetros. Como puedes ver, por cuestión de distancia es más fácil y más barato desplazarte hasta el centro desde el aeropuerto de Chopin, pero si viajas con una aerolínea de bajo coste, como fue mi caso, es muy probable que aterrices en Modlin.

Pero tranquilo, que llegar al centro desde Modlin tampoco es nada complicado. La forma más normal de hacerlo es usando el bus que conecta el aeropuerto con la ciudad. Este se llama Modlin Bus y sus horarios están determinados por los vuelos de Ryanair. Puedes comprar los billetes directamente al conductor (33 PLN por persona, unos 8€) o en la web. Supuestamente, si los compras en la web con antelación puedes conseguirlos mucho más baratos (desde 9PLN), o al menos eso dice la teoría; la realidad es que yo estuve mirando la página con bastante antelación antes de volar a Varsovia y, aún siendo temporada baja, los billetes más baratos que vi estaban a 28 PLN. Pero claro, luego tu banco (o al menos el mío lo hace) te cobra comisión por pagar con moneda extranjera y al final acabas pagando lo mismo que si se los compras al conductor una vez allí.

El trayecto en el Modlin Bus hasta el centro de Varsovia dura algo menos de una hora. El bus te deja en la parada Warszawa Centrum (al lado del Palacio de la Cultura y Ciencia). Una vez allí, para llegar a tu alojamiento puedes coger el tranvía o ir a pie. Si tu alojamiento está en el Centro Histórico de Varsovia (Stare Miasto), como fue nuestro caso, puedes ir caminando desde donde te deja el tren (está a poco menos de 3 kilómetros, unos 40 minutos a pie) o cogiendo el tranvía, que fue lo que hicimos nosotras, ya que llegamos de madrugada y hacía un frío importante.

Verás que el Modlin Bus te deja en una explanada enfrente del Palacio de Cultura y Ciencia. Cruzando la calle (dejando detrás de ti el Palacio de Cultura) verás varias paradas del tranvía. Solo tienes que ir allí y comprar tu ticket en una de las máquinas expendedoras (los precios oscilan entre los 3-4 PLN). Una vez lo hayas comprado, echa un vistazo a los carteles que están en las paradas y verás que la mayoría de los tranvías que salen desde esa parada (Warszawa Centralna) paran en el Centro Histórico (Stare Miasto). Pon atención a la dirección del tranvía que cojas, es fácil y está todo muy bien indicado en los carteles, pero si te despistas puedes acabar subiendo al número de tranvía correcto pero el que va en dirección contraria😅

Dónde comer en Varsovia

Ya en este post anterior sobre Polonia te comenté algunas de las delicias polacas que debes probar durante tu viaje. Y en esta ocasión estoy en la obligación moral de recomendarte que pruebes el restaurante Gosciniec Polskie Pierogi (calle Podwale 19, muy cerca de Stare Miasto). En él probé algunos de los mejores pierogi fritos que comí durante mi viaje por Polonia. ¡Estaban buenísimos! También pedimos unas creps rellenas de queso y espinacas que estaban para chuparse los dedos. Por esos dos platos y dos bebidas (¿o eran tres?) pagamos 60 PLN (unos 14€). No es tan barato como lo sería un bar de leche, pero la verdad es que la comida nos gustó muchísimo.

¿Lo único malo del restaurante? ¡¡Que NO tenían WiFi!! Y ya sabemos que para un viajero, el internet es un super imprescindible…

varsovia polonia restaurante

Qué ver en Varsovia en un día

Antes de nada, me gustaría hacerte unas cuantas preguntas:

¿Sabías que el símbolo de Varsovia, una ciudad sin mar, es una sirena? ¿O que la capital de Polonia no siempre fue Varsovia? ¿Has oído alguna vez la historia de cómo los alemanes redujeron prácticamente toda la ciudad a cenizas? ¿Sabías que el Centro Histórico de la ciudad en la actualidad en una fiel reproducción de cómo era antes de que fuera destruido? ¿No?

Pues entonces tienes que hacer un Free Walking Tour por la ciudad. Porque Varsovia tiene un pasado tremendamente interesante (a la par que triste) y es muy recomendable que conozcas al menos un poquito de la historia de esa ciudad, para intentar entender por qué hoy es como es. De verdad que no te arrepentirás.

Ya una vez por libre, tu primera parada en Varsovia no debería ser otra que la plaza Zamkowy, ubicada en pleno corazón de la Stare Miasto. Esta colorida  y animada plaza destaca por el gran Castillo Real (puedes entrar en él si quieres y hacer un tour guiado) y la columna del rey Segismundo III, un monarca muy querido en Varsovia, ya que fue él quien trasladó la capital de Polonia de Cracovia a Varsovia a finales del siglo XVI.

Esta plaza en Navidad es aún más preciosa que de costumbre, ya que la decoran con un gran árbol de Navidad y, cuando cae la noche, encienden las luces de navidad que iluminan las fachadas de las casas y del Castillo Real. ¡Una estampa navideña preciosa!

Si quieres obtener la mejor vista de la plaza y también de la ciudad, puedes subir al mirador que se ubica en lo alto de la Iglesia de Santa Anna, que es este edificio de color blanco marfil que aparece en la foto. La entrada al mirador cuesta 5 PLN (4PLN si eres estudiante). Por cierto, en la entrada a este mirador suele haber un puestecito de dulces polacos artesanales que están para morirse de ricos (y super baratos).

viaje varsovia poloniaviaje varsovia polonia mujeres viajerasviaje varsovia polonia viaje varsovia polonia mujeres viajeras

Muy cerca de la plaza Zamkowy se encuentra la Plaza de Mercado, otro lugar lleno de vida en Varsovia. Destacan sus preciosas casitas de colores tierra (atento a las fachadas, en algunas de ellas puedes ver retratos de las personas que vivían allí). Y como no podía faltar, en esta plaza por fin la conocerás a ella, la protectora de la ciudad: la Sirena de Varsovia.

Como puedes ver en las fotos, nosotras viajamos a Varsovia en febrero y aún no habían quitado la decoración de Navidad. Se ve que los polacos son en ese sentido un poco como los españoles, que nos gusta tomarnos las cosas con caaalma😂 Tenían montada también una pequeña pista de esquí (en la que no ves a nadie patinando porque debían de ser las 7 de la mañana y no había ni un alma en las calles).

varsovia polonia varsovia polonia

A pocos pasos de la Plaza de Mercado se encuentra la Barbacana de la ciudad. Y es que al igual que su vecina Cracovia, Varsovia también estuvo rodeada por una muralla que separaba el Centro Histórico (Stare Miasto) de la zona nueva de la ciudad (Nowe Miasto). La Barbacana que contemplamos a día de hoy es una reconstrucción (como casi todo en la ciudad) de la que era la fortificación original, que en su momento se utilizó para proteger a los habitantes de Varsovia del llamado “diluvio sueco” (que aunque suena hasta bonito, en realidad hace referencia a la cruel invasión de Polonia por parte de los suecos en el siglo XVII).

Por cierto, al final de la Barbacana/muralla, mi amiga y yo dimos con la escultura que aparece en la siguiente fotografía. No rezaba escrita ningún tipo de información al pie de dicho monumento y tampoco he encontrado datos sobre él en internet, así que no tengo ni idea de qué representa. Tengo mucha curiosidad, porque es una escultura bastante impactante. En mi humilde opinión, quizás pueda estar relacionada con el guetto de Varsovia, ya que en ella parecen dos mujeres realmente famélicas, pero eso son solo suposiciones mías. Si alguien tuviese algo de información sobre este monumento, le agradecería muchísimo que me lo chivara en los comentarios😊

varsovia polonia barbacana varsovia polonia barbacana

Y hablando de esculturas, si sigues la muralla por la calle Podwale (la misma donde se encuentra el restaurante que te recomendé) te encontrarás a este pequeño niño que llama mucho la atención porque entre sus manos lleva un arma y va vestido como si fuera a la guerra. Esta estatua recibe el nombre de “El Pequeño Insurrecto”, y conmemora a todos los niños soldado que lucharon y murieron durante el Alzamiento de Varsovia de 1944 (un episodio demasiado triste sobre el que seguramente te hablarán durante el Free Walking Tour).

varsovia polonia

Dejamos ahora Stare Miasto para visitar otra escultura muy conocida en la ciudad, que se encuentra situada en la Plaza Krasiński, a 500 metros de la Barbacana. En este lugar podrás contemplar el que se conoce como el monumento más importante de la posguerra en la ciudad, en homenaje a los soldados polacos fallecidos durante el trágico Levantamiento de Varsovia.

varsovia polonia

A unos 20 minutos a pie de esta escultura conmemorativa, se encuentran las Jardines Sajones de Varsovia (Ogrod Saski, en polaco). Se trata de unos jardines públicos de estilo inglés perfectos para dar un paseo y perderte un poco por sus rincones.

No obstante tengo que reconocer que nosotras no nos perdimos demasiado por él, ya que con esas temperaturas gélidas de -17ºC, lo último que apetecía era pasarte horas caminando sin rumbo😂 Pero es cierto que merece la pena la vista, ya que en ellos se encuentra el Monumento al Soldado Desconocido. Además, cuando nosotras lo visitamos, estaba lleno de nieve fresca (a diferencia del resto de la ciudad, que casi no quedaba porque la habían retirado). Al final acabamos picándonos y lanzándonos bolas de nieve como si hubiera un mañana…

Una cosa que me encantó de este lugar es que en algunas zonas de los Jardines verás banquitos donde sentarte a descansar. Parecen bancos normales y corrientes… pero no. Prueba a sentarte y verás como parece que hayas ido a un concierto de piano del mismísimo Chopin😁
varsovia poloniavarsovia polonia varsovia polonia chopin

Una vez nos cansamos de hacer el ganso y de tirarnos bolas de nieve la una a la otra, decidimos tomar la Avenida Marszalkowska y poner rumbo (a pie, como no) hacia el antiguo guetto judío de Varsovia. Nuestra intención era conocer el interior de la Sinagoga (fue la única que sobrevivió a los bombardeos de la II Guerra Mundial) y el Monumento a los Héroes del Gueto (Pomnik Bohaterów Getta, en polaco), pero finalmente no hicimos ninguna de las dos. La sinagoga estaba cerrada y empezamos a sentir tanto frío que decidimos prescindir de ir a ver el monumento (después me arrepentí, pero bueno…). Si tienes la oportunidad, no dejes de visitar la zona donde estuvo el Guetto de la ciudad. Tengo entendido que aún se conserva en pie un edificio que perteneció al guetto y seguro que merece mucho la pena la visita.

varsovia polonia sinagoga

Nuestra siguiente parada es el Palacio de Cultura y Ciencia de Varsovia. Aunque ya lo habíamos visto de noche, quisimos verlo también de día, ya que se trata de uno de los edificios más representativos de la ciudad. Además, esconde una curiosa historia a sus espaldas… Y es que después de la II Guerra Mundial, la URSS de Stalin construyó este edificio como “regalo” para el pueblo de Varsovia. Los polacos lo interpretaron como un símbolo de dominación comunista y nunca estuvieron de acuerdo con su construcción. De hecho, aún a día de hoy, muchos habitantes de Varsovia sigue opinando que es un edificio estéticamente feo; así que como gesto de desprecio hacia él, los polacos le pusieron el apodo de “el pene de Stalin”.

Yo no sé a ti, pero a mí me parece un edificio bonito. Como puedes ver, de noche e iluminado se ve aún más llamativo. Si quieres puedes subir a lo alto (pagando previa entrada, obviamente) y contemplar las vistas de la ciudad desde allí.

polonia varsovia palacio cultura y ciencia

A media hora caminando del Palacio se encuentra un imprescindible de la ciudad, el Museo del Alzamiento de Varsovia. Si quieres saber más de lo que significó este periodo tan triste en la historia de Varsovia y de Polonia, tienes que ir a este lugar. La entrada cuesta unos 20 PLN por persona (16 si eres estudiante) pero los domingos es completamente gratis.

varsovia polonia museo alzamiento varsovi varsovia polonia museo alzamiento varsovi

Otro museo que yo quería visitar pero que, obviamente, ya no nos dio tiempo (a pesar de que exprimimos al máximo el día) es el Museo de la Historia de los Judíos Polacos. Creo que es otro imprescindible para aquellos viajeros que desean conocer más sobre la historia del país que visitan.

Otro lugar que a nosotras tristemente tampoco nos dio tiempo de visitar fue el Parque Lazienki, el más grande de toda Varsovia. ¡Seguro que habría sido ideal curiosear sus jardines, lagos y esculturas! Una pena no haber podido pasar al menos unas horas más en la ciudad y haberlo podido conocer (aunque como ya dije antes, visitar parques en invierno con semejantes temperaturas no es lo más apetecible del mundo…).

En cambio, el emplazamiento que sí nos dio tiempo a conocer fue la Iglesia Ortodoxa de Santa María Magdalena. Ubicada al otro lado del río Vistula, en la zona más moderna de la ciudad, yo no podía dejar de visitarla, ya que siento una absoluta fascinación hacia la arquitectura de los templos religiosos ortodoxos. ¡Me parecen tan bonitos! Y esta iglesia no me decepcionó en absoluto, tanto el exterior como el interior son una maravilla (no hay que pagar para entrar).

Por cierto, para llegar a ella fuimos caminando por unos de los puentes que cruza el río Vístula (hogar de la Sirena de Varsovia) y fue genial verlo repleto de bloques de hielo. ¡Como para darse un refrescante chapuzón!

varsovia polonia mujeres viajeras

Y aquí acabó nuestro día por Varsovia. A pesar del frío infernal que pasamos mi amiga y yo, y de que acabamos muertas de tanto caminar, fue genial haber podido conocer una urbe tan especial como Varsovia. Si bien no es mi ciudad polaca favorita, debo decir a su favor que tiene algo (aún no sé exactamente el qué) que te cautiva y te hace querer conocerla de arriba a abajo (aunque eso implique, como fue mi caso, correr el riesgo de que te tengan que amputar los pies por congelación).

Esperamos que te haya gustado el post y que te sea de muchísima utilidad para planear tu escapada a Varsovia.

¡Hasta la próxima! 😀

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 VIAJA CON LIBERTAD
Libertad
Libertad
viajaconlibertad@hotmail.com

Somos Jonás y Libertad, unos locos por los viajes que un día sintieron la necesidad de contar al mundo sus aventuras. Cuando no estamos viajando, lo más probable es que estemos planeando la siguiente escapada. Si eres de los que les gusta soñar despierto con recorrer mil y un lugares, ¡este es tu sitio!

4 Comentarios
  • Clara
    Publicado a 20:57h, 31 agosto Responder

    Madre mia qué frío!! jajajajaj

    He llegado a tu blog porque estoy pensando en irme de viaje a Polonia en diciembre y ando buscando opiniones de gente que no me diga que estoy loca por el frio que hace jajajajj y veo que por aquí lo he encontrado!

    En serio, se puede llevar? Yo no soy especialmente friolera pero me da miedo que sea demasiado!
    Por cierto, ya me he apuntado todas las opciones de comida tipica polaca, muchas gracias por la información!

    • Libertad
      Libertad
      Publicado a 23:32h, 31 agosto Responder

      Hola, Clara!! Jajaja no te preocupes por el frío, muchacha! Yo fui en febrero que es el mes más duro y además soy super friolera (como toda buena canaria) y aún así sobreviví sin problemas! Con que vayas forrada de arriba a abajo, verás que aguantas bien!😁 Además esas sopitas polacas calentitas vienen genial para calentarte y permitirte continuar la ruta🙈 Un besazo y gracias a ti por leernos!!

  • Gilliam Almanzar
    Publicado a 20:47h, 11 septiembre Responder

    hola me encanta tu Blog, Yo estoy organizando la ruta por Polonia en Noviembre, pero sigo teniendo dudas entre Gdansk y Poznan, porque solo voy 8 dias y no quisiera perderme nada jejejeje,

    • Libertad
      Libertad
      Publicado a 21:30h, 11 septiembre Responder

      Hola Gilliam! En qué época vas a Polonia?? En el blog tenemos un post sobre Poznan, en el que comento que a mí no es una ciudad que me encantara… Así que yo te recomendaría Gdansk 100%!!😁

Publicar un comentario

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove