viaje Polonia visita campo concentración Auschwitz Cracovia

Visitar el campo de concentración de Auschwitz y las minas de sal Wieliczka (Cracovia)

Toda visita a Cracovia que se precie debe incluir una visita al campo de concentración de Auschwitz y a las minas de sal de Wieliczka. En este post ya te contamos todo lo que debes ver y hacer en el centro de esta preciosa ciudad polaca, y ahora venimos a explicarte cómo planificar tu visita a estos dos enclaves imprescindibles durante tu estancia en Cracovia.

IMPORTANTE: Tanto Auschwitz como Wieliczka son lugares que despiertan sentimientos intensos, aunque cada uno de ellos posee una naturaleza completamente diferente: pasear por el campo hará que te embargue la tristeza; conocer las minas te dejará completamente maravillado. Considero que es fundamental NO tener tanta información de ambos lugares antes de visitarlos en persona, ya que de esta manera será mucho más probable que te sorprendan y que te hagan reflexionar. Por ello, en este post NO vamos a darte detalles ni tampoco vamos a enseñarte mil y una fotos. De hecho, si me admites un consejo, te diría que nos busques demasiada información en blogs sobre cómo es la visita a Auschwitz o a Wieliczka. Créeme cuando te afirmo, sin miedo a equivocarme, que es mejor que veas todo con tus propios ojitos cuando los visites.

Visitar el campo de concentración de Auschwitz (Cracovia)

El campo de concentración de Auschwitz-Birkenau es considerado en todo el mundo sinónimo del terror que trajo consigo el Holocausto. A estas alturas, pocos desconocen las atrocidades que se atribuyen al nazis, y este fue uno de los lugares donde más evidente se hizo el sufrimiento que padecieron aquellos que fueron el blanco del odio de Adolf Hitler y sus admiradores.

En realidad, se trata de dos campos: Auschwitz I, el campo de concentración original construido en 1940, y Auschwitz II (Birkenau), construido con posterioridad y empleado como campo de exterminio. Se estima que en esta fábrica de la muerte fallecieron más de un millón de personas (opositores al régimen nazi, judíos, gitanos, homosexuales, etc.).

Uno de los aspectos que más me llama la atención de Auschwitz es la inscripción en alemán que aparece nada más entrar al campo: “Arbeit macht frei”, lo que vendría a significar: “el trabajo os hace libres”. Este letrero no solo aparece en este campo; también lo vi en el de Sachsenhausen (Berlín) y, si no estoy equivocada, se encuentra también en el de Dachau (Munich). No tengo ni idea del motivo que tenían los nazis para hacer esto, pero desde luego que parece una broma de muy mal gusto.

viaje Polonia visita campo concentración Auschwitz Cracovi

Generalmente la visita siempre empieza en Auschwitz I. En este campo encontrarás varios bloques que continúan en pie a día de hoy, los cuales albergan las distintas exposiciones que muestran a los visitantes las condiciones en las que malvivían los prisioneros. Algunas de estas exposiciones son muy duras, te lo advierto…

Algo genial en este campo polaco tan tristemente conocido es que a lo largo de todo el trayecto verás placas con información acerca de los emplazamientos que estás visitando y de todo lo que en ellos se aconteció.

viaje Polonia visita campo concentración Auschwitz Cracoviaviaje Polonia visita campo concentración Auschwitz Cracoviaviaje Polonia visita campo concentración Auschwitz Cracovia

Después es el turno de Auschwitz II Birkenau. Este campo se ubica a unos 3 kilómetros de distancia de Auschwitz I; para recorrer ese camino, existen unos buses gratuitos que conectan ambos campos. Lo primero que verás nada más llegar a Birkenau son las vías del tren por las que llegaban los vagones cargados con víctimas inocentes que venían desde cualquier parte de Europa. Si duda, lo más impactante de este campo tan extenso son las cámaras de gas y los crematorios. Como ya te mencioné al principio del post, no te voy a mostrar fotos de esos lugares concretos, porque considero que es algo que debes ver y sentir por ti mismo.

El campo de exterminio de Auschwitz II Birkenau fue construido por los propios presos que estaban hacinados en condiciones inhumanas en Auschwitz I. No hace falta aclarar que mucho de ellos murieron durante esos trabajos forzados. Auschwitz II Birkenau era una pieza clave de lo que la Alemania nazi llamaba la “solución final”, que pretendía aniquilar de una vez por todas a la comunidad judía.

Visitar los dos campos que conforman el complejo Auschwitz Birkenau es una experiencia tan escalofriante como necesaria. Aunque duela, aunque nos haga aterrorizarnos y acabemos sintiendo asco por el ser humano… se trata de un abrumador relato de un pasado cercano en el tiempo, que nos recuerda día a día lo crueles y despiadadas que podemos llegar a ser las personas. Alguien dijo una vez que “quien olvida la historia está condenado a repetirla”. Para no caer en ese error tan propio del ser humano, existen rincones terroríficos como Auschwitz que merecen ser visitados, ya que nos permiten pararnos a pensar y reflexionar.

viaje Polonia visita campo concentración Auschwitz Cracovia viaje Polonia visita campo concentración Auschwitz Cracoviaviaje Polonia visita campo concentración Auschwitz Cracovia

Visitar las minas de sal de Wieliczka (Cracovia)

Si nunca has entrado en una mina, sin duda este lugar te fascinará. Debo reconocer que, antes de viajar a Polonia, yo no tenía ningún intención de conocer este lugar. Me preguntaba a mí misma: “¿qué interés puede tener una mina de sal? Seguro que ninguno…”. Además, reconozco que solo pensar en permanecer bajo tierra, me hacía sentir un poco de ansiedad. Debido a estas escasas ganas de visitar Wieliczka, no me informé demasiado acerca de ella, así que cuando me quise dar cuenta, ya estaba allí mismo, a punto de entrar a conocerlas, y no tenía ni idea de qué me iba a encontrar. Estoy convencida de que este desconocimiento fue la clave de mi fascinación por Wieliczka, y es que salí de allí completamente alucinada con todo lo que acababa de ver.

Las minas de Wieliczka son Patrimonio de la UNESCO y, además, forman parte de las minas de sal más antiguas del mundo, habiendo sido explotadas sin interrupción desde el siglo XIII hasta la actualidad (aunque, por supuesto, no siempre con la misma intensidad). Para bajar los 135 metros de profundidad hasta la mina, deberás descender 800 peldaños, uno a uno, de manera que acabas siendo de que realmente te encuentras bajo tierra. Y en caso de que te lo estés preguntando… tranquilo, luego para subir, puedes hacerlo en ascensor, no hace falta de que te dejes las piernas subiendo tantos escalones😂 Y la sensación de agobio no es para tanto. De hecho… hay momentos en los que estás tan concentrado en admirar las maravillas que te rodean, que ni te acuerdas de que estás a muchos metros bajo tierra.

viaje Polonia visita minas sal Wieliczka Cracovia

Campo de Auschwitz-Birkenau y minas de Wieliczka: ¿con agencia o por libre?

Antes de nada comentarte que mi amiga y yo hicimos ambas visitas con una agencia. Después de preguntar en varias oficinas de Cracovia, comparar itinerarios de los tours y los precios, finalmente la agencia escogida fue See Krakow. Esta agencia ofrece tours en español tanto para las minas como para el campo (aunque dependiendo de la estación del año, el tour en español solo lo ofrecen algunos días a la semana, así que consúltalo con anterioridad en su web). El precio normal por cada tour suele ser entre 150-155 PLN, aunque si reservas más de uno, suelen hacer descuento. Yo en total por los 2 tours pagué 210PLN (unos 50€ aprox. con entradas y transporte incluidos), ya que también me hicieron el descuento de estudiante.

Y bien, ahora la pregunta es:

– ¿Recomiendo visitar las minas y el campo con See Krakow? No.

La excursión a las minas fue genial. Duró unas 4-5 horas (transporte incluido en minivan desde Cracovia), y la guía que nos tocó (que trabajaba para las minas, y no para See Krakow) fue un encanto. Hablaba español muy fluido, era super simpática y nos dejaba tiempo para observar el lugar con calma e incluso tomar fotos. Fue una visita sumamente interesante y amena. Aunque es cierto que aquí See Krakow poco trabajo hizo, más que llevarnos en minivan hasta las minas, ya que luego el tour corre a cargo de los guías que trabajan directamente para Wieliczka.

En cambio, la excursión a Auschwitz fue un horror. Lo único que me gustó fue que durante el trayecto de más de una hora desde Cracovia hasta el campo, en la minivan nos pusieron una película sobre la vida en el campo. Pero sin ser eso… fue todo un desastre. Duró unas 7 horas y la guía (que sí trabajaba para See Krakow) no hablaba bien español, se notaba que únicamente repetía todo de memoria y ya. Lo peor de todo, sin ninguna duda, fue nos llevaba a todos lados corriendo, no nos daba tiempo ni de respirar. Esto fue algo imperdonable, ya que es inconcebible que en un lugar como Auschwitz no te dejen tiempo para observar con calma, para sentir la emoción del lugar.

¿Recomiendo visitar las minas y el campo con cualquier otra agencia? No

Me explico: para visitar Wieliczka, es necesario hacerlo con un guía que trabaja para las minas, ya que por libre es imposible. Entonces, lo que yo recomiendo para las minas de sal, sin ninguna duda, es trasladarte por tu cuenta hasta el lugar y una vez allí comprar tu entrada (o comprarla con antelación por internet), que cuesta unos 84PLN aproximadamente, y te incluye ya el servicio del guía.

En lo que respecta a Auschwitz, me resulta un poco más difícil aconsejarte. Por un lado, ir con guía siempre es recomendable, ya que ellos suelen contar datos que son necesarios para conocer más a fondo un lugar. No obstante, ir con guía siempre implica que te tengas que adaptar a su ritmo, y es probable que tengas que ir más rápido de lo que te gustaría. En mi caso, Auschwitz con agencia fue un fracaso, pero si te toca un buen guía, no tiene porqué ser así. De igual manera, como ya te comenté antes, en este campo hay muchísimas placas informativas. Además, si no me equivoco creo que ya una vez en Auschwitz, si lo deseas, puedes contratar un guía de los que trabajan directamente para el campo.

Sinceramente, si pudiera volver a Auschwitz preferiría ir por mi cuenta (la entrada al campo es gratis en un horario determinado pero debes reservarla a través de la web). Creo de verdad que Auschwitz es un lugar especial, que merece ser visitado con calma, siendo consciente en todo momento del pedacito de historia que estás contemplando, y eso es algo imposible de hacer si vas acompañado de 20 personas que van de un lado a otro sin pausa. Cuando visité el campo de concentración de Sachsenhausen, en Berlín, lo hice de esta manera, solos Jonás y yo, y sin duda fue una visita mil veces mejor que la que hice con la guía de See Krakow en Auschwitz.

Por mi parte, una última recomendación respecto a visitar Auschwitz por tu cuenta: intenta acudir a primera hora de la mañana, y así evitarás las aglomeraciones de turistas que lo visitan en grandes grupos y con guías. Recorrer un lugar tan frío y aterrador como un campo de concentración/exterminio en soledad y en completo silencio (y no te digo nada si es invierno y las temperaturas son gélidas, como fue mi caso), es una experiencia tan sobrecogedora como inolvidable.

Esperamos que te haya sido de muchísima utilidad este post. Tanto las minas de sal de Wieliczka como el campo de Auschwitz-Birkenau son dos de los lugares más increíbles que he visitado recientemente. Así que no te los puedes perder.

¡Hasta la próxima, viajeros! 😀

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 VIAJA CON LIBERTAD
Libertad
Libertad
viajaconlibertad@hotmail.com

Somos Jonás y Libertad, unos locos por los viajes que un día sintieron la necesidad de contar al mundo sus aventuras. Cuando no estamos viajando, lo más probable es que estemos planeando la siguiente escapada. Si eres de los que les gusta soñar despierto con recorrer mil y un lugares, ¡este es tu sitio!

2 Comentarios
  • Jose Lop
    Publicado a 23:28h, 10 septiembre Responder

    Hola Libertad!!!

    Has clavado los dos lugares que más me gustaron de Polonia. Yo también lo visité en febrero y me quedé aterrado por como viviría aquella gente en barracones de madera con el frío que hacía allí.

    Lo de las minas minas increíble a mí me pasó como a ti. Fui por ir y aluciné.

    Un abrazote fuerte.

    • Libertad
      Libertad
      Publicado a 10:02h, 11 septiembre Responder

      Hola Jose! Qué guay, me alegra que te haya gustado el post!! La verdad es que tanto las minas como el campo son visitas de las que no se puede prescindir durante un viaje a Cracovia porque realmente impresionan una barbaridad. Un abrazo grande!

Publicar un comentario

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove